lunes, febrero 26, 2024

La ciencia de la NASA se dirige a la Luna en el primer vuelo robótico privado de Artemis de EEUU

Llevando instrumentos científicos de la NASA como parte de su iniciativa de servicios de carga útil lunar comercial, el aterrizaje Peregrine de Astrobotic se lanzó al cohete Vulcan de United Launch Alliance (ULA) a las 2:18 am EST desde el complejo de lanzamiento 41 en la estación de la fuerza espacial de Cabo Cañaveral en Florida. Peregrine tiene un viaje de unos 46 días para llegar a la superficie lunar.

Una vez en la Luna, los instrumentos de la NASA estudiarán la exosfera lunar, las propiedades térmicas de la regolita lunar, la abundancia de hidrógeno en el suelo del lugar de aterrizaje y realizarán un seguimiento del entorno de radiación. Las cinco cargas útiles de ciencia e investigación de la NASA a bordo del aterrizaje ayudarán a la agencia a entender mejor los procesos y la evolución planetarios, buscar pruebas de agua y otros recursos y apoyar la exploración humana sostenible en largo plazo.

«El primer lanzamiento de CLPS ha enviado cargas útiles en su camino hacia la Luna, un salto de gigante para la humanidad mientras nos preparamos para volver a la superficie lunar por primera vez en más de medio siglo», dijo el administrador de la NASA Bill Nelson. «Estas misiones de alto riesgo no sólo llevarán a cabo nuevas ciencias en la Luna, sino que apoyan una economía espacial comercial en crecimiento a la vez que muestran la fuerza de la tecnología y la innovación estadounidenses. Tenemos tanta ciencia para aprender a a través de misiones CLPS que nos ayudarán a entender mejor la evolución de nuestro sistema solar ya dar forma al futuro de la exploración humana para la generación Artemis”.

Para este vuelo CLPS, la investigación de la NASA incluye:

  • Matriz de retrorreflectores láser: una colección de retrorreflectores de aproximadamente media pulgada (1,25 cm.) -un espejo utilizado para medir la distancia- montados en el aterrizaje. Este espejo refleja la luz láser de otras naves espaciales en órbita y aterrizaje para determinar con precisión la posición del aterrizaje.
  • Sistema de espectrómetro de neutrones: este sistema buscará indicadores de agua cerca de la superficie lunar detectando la presencia de materiales que contienen hidrógeno en el sitio de aterrizaje y determinando las propiedades a granel del regolido allí.
  • Espectrómetro de transferencia de energía lineal: este sensor de radiación recopilará información sobre el entorno de radiación lunar y cualquier evento solar que pueda ocurrir durante la misión. El instrumento se basa en un hardware probado en vuelo que voló al espacio en el vuelo inaugural sin tripulación de la nave espacial Orion en 2014.
  • Sistema de espectrómetro de volátiles infrarrojos cercanos: este sistema medirá la hidratación superficial y los volátiles. También detectará ciertos minerales mediante la espectroscopia mientras mapea la temperatura de la superficie y los cambios en el lugar de aterrizaje.
  • Espectrómetro de masas por trampa de iones peregrinos: este instrumento estudiará la fina capa de gases en la superficie de la Luna, llamada exosfera lunar, y todos los gases presentes después del descenso y el aterrizaje y durante todo el día lunar para entender l liberación y el movimiento de los volátiles. Anteriormente se desarrolló para la misión Rosetta de la ESA (Agencia Espacial Europea).

Peregrine tiene previsto aterrizar en la Luna el viernes 23 de febrero y pasará aproximadamente 10 días recogiendo datos científicos valiosos estudiando al vecino más cercano de la Tierra y ayudando a abrir el camino para que la primera mujer y primera persona de color exploren la Luna bajo Artemis.

Foto: Nasa

Últimos artículos

Artículos relacionados

Leave a reply

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí