More

    El ascenso del satélite chino BeiDou: Estados Unidos cede el control del GPS a China

    En el siglo XX, Estados Unidos compitió con la Unión Soviética por la supremacía espacial. Ahora, en el nuevo siglo, Estados Unidos tiene un rival diferente, China, y ya se está gestando una batalla fundamental en el ámbito crítico de la navegación por satélite (satnav). De momento, Estados Unidos va a la zaga.

    Aunque el GPS fue en su día el rey indiscutible de la navegación por satélite (y un instrumento clave del poder blando estadounidense), ahora tiene una lista cada vez mayor de competidores del Sistema Mundial de Navegación por Satélite (GNSS), desde el chino BeiDou al europeo Galileo, el ruso GLONASS e incluso el sistema regional indio NavIC.

    Sin duda, el rival más importante procede de China, que está intentando activamente desplazar al GPS como sistema de navegación por satélite dominante en el mundo y, al hacerlo, aumentar su propia influencia de poder blando sobre las naciones que lo utilizan. El National Space-Based Positioning, Navigation and Timing Advisory Board (PNTAB) advirtió que «las capacidades del GPS son ahora sustancialmente inferiores a las del BeiDou de China» e instó a Estados Unidos a recuperar el liderazgo del PNT en la próxima década.

    Por qué Estados Unidos se está quedando atrás

    Mientras China y la UE han realizado grandes inversiones en sus sistemas GNSS, el ejército estadounidense sólo está introduciendo modestas mejoras en el GPS.

    Actualmente, Estados Unidos está sustituyendo los satélites GPS de la década de 1990 por satélites GPS 3 más modernos. Sin embargo, el GPS 3 no es una tecnología pionera. Previsto inicialmente para 2014, estos satélites sólo ofrecen mejoras moderadas respecto al GPS 2, como una precisión actualizada de 1 a 3 metros. Esto es menos de lo que puede ofrecer Galileo. Al GPS 3 le seguirá finalmente el GPS 3F, que debería ofrecer capacidades adicionales, como la primera carga útil de navegación totalmente digital. Sin embargo, el GPS 3F podría tardar en completarse hasta mediados de la década de 2030.

    Relacionado  Los Emiratos Árabes Unidos construirán cierre de aire para la puerta de entrada lunar

    El sistema PNT militar de próxima generación, conocido como NTS-3, se encuentra todavía en fase de I D, y el primer satélite de prueba no se desplegará antes de finales de este año. No está claro cuánto tiempo pasará hasta que el NTS-3 sea plenamente operativo.

    Ventajas de BeiDou sobre GPS

    Con 56 satélites en órbita, el BeiDou chino es ahora casi el doble de grande que el GPS. También cuenta con más de diez veces más estaciones de seguimiento, muchas de ellas en países en desarrollo.

    El mayor tamaño de BeiDou es una ventaja crítica sobre el GPS. Un informe del Belfer Centre afirma que la mayor constelación de BeiDou ofrece una mayor disponibilidad de datos PNT y, en algunos casos, una mayor precisión en muchas zonas del mundo. Este es especialmente el caso de los países en desarrollo de África y el Sudeste Asiático, que históricamente han estado mal servidos por el GPS. Nikkei Asia informó en 2020 de que BeiDou «eclipsa» al GPS en 165 países.

    China también tiene ambiciosos planes para seguir mejorando la precisión, seguridad y fiabilidad de BeiDou, en parte mediante el lanzamiento de constelaciones en órbita terrestre baja (LEO) y la implantación de nuevos sensores inerciales y tecnologías futuras como la navegación cuántica.

    Los riesgos de la supremacía de los satélites no estadounidenses

    Mientras Estados Unidos y Europa adoptan un enfoque más cooperativo del GNSS, China lo considera un juego de suma cero vinculado a su estrategia geopolítica más amplia.

    Como han señalado varias organizaciones de asuntos internacionales, BeiDou es ahora un elemento crítico de la iniciativa china «Un cinturón, una ruta», cuyo objetivo es aumentar la influencia del poder blando, el liderazgo tecnológico y las relaciones económicas del país en regiones clave a expensas de sus rivales.

    Relacionado  La Agencia de Desarrollo Espacial confirma que Rocket Lab producirá 18 satélites para la red militar estadounidense

    Desde el punto de vista estadounidense, la llamada Ruta de la Seda Espacial de China, o corredor de información espacial, plantea riesgos significativos. La principal preocupación es que, al suplantar la posición del GPS como servicio de navegación por satélite dominante en el mundo, BeiDou erosione la influencia política y económica de Estados Unidos en regiones clave. El establecimiento de la posición dominante del GNSS consolidará el dominio de China en las infraestructuras mundiales, creando nuevas y más fuertes dependencias de las tecnologías, infraestructuras, servicios y diplomacia chinos en diversas regiones. A medida que las tecnologías integradas en BeiDou se integren más en las infraestructuras y la economía de un país, la influencia de China aumentará en detrimento de la de Estados Unidos. En futuras disputas diplomáticas, comerciales o militares, estos países serán más vulnerables a la intimidación. China podría amenazar con cortar el acceso a este servicio vital, lo que podría tener un impacto significativo en las capacidades de navegación por satélite de un país, especialmente si no utiliza infraestructuras multiconstelación. Estados Unidos ya está perdiendo influencia en importantes regiones estratégicas como África, donde la competencia entre las grandes potencias es cada vez mayor en cuestiones como los minerales de tierras raras.

    A Estados Unidos también le preocupa la posibilidad de que China utilice BeiDou como plataforma para el espionaje y otras actividades maliciosas dentro de estos países. Aunque es poco probable que el propio sistema de satélites se utilice de este modo, existe un riesgo potencial con los receptores y otros equipos fabricados en China. Una parte clave del sistema BeiDou de China es la instalación de estaciones de seguimiento en tierra y estaciones de referencia de funcionamiento continuo suministradas por China, especialmente en países en desarrollo. Según el informe del Centro Belfer, 11 países subsaharianos ya han recibido las estaciones de referencia de China, mientras que otros cuatro países (Arabia Saudí, Pakistán, Indonesia y Myanmar) han autorizado la instalación. Estos sistemas terrestres y los receptores GNSS chinos interconectados podrían, en teoría, contener puertas traseras y otras capacidades maliciosas que podrían ser utilizadas por el gobierno de China (o, para garantizar una negación plausible, por sus empresas) para llevar a cabo actividades de espionaje, vigilancia, robo de datos, interferencias y ciberataques.

    Relacionado  10 cosas que Probablemente no Sabía Sobre el Eclipse Solar Total de 2024

    Estados Unidos se enfrenta a un momento crucial con la fragmentación del GNSS y el ascenso del competidor chino del GPS. Si el progreso de BeiDou no es igualado por el GPS u otro servicio estadounidense, tendrá un impacto significativo en el poder blando global estadounidense y en el papel de Estados Unidos a la hora de establecer normas y regular tecnologías emergentes clave.

    Aunque Estados Unidos se está esforzando por mejorar el GPS, ya se encuentra en clara desventaja frente a BeiDou en cuanto a disponibilidad global de datos PNT y pronto podría quedar por detrás de BeiDou en cuanto a precisión general, intensidad de la señal y seguridad. Aunque Estados Unidos cuenta con un número creciente de socios comerciales con satélites de comunicaciones LEO en órbita, que podrían convertirse en alternativas eficaces al GPS, existen desventajas decididas a la hora de confiar en el GPS con ánimo de lucro en lugar del GPS público, la más importante de las cuales es el coste. A menos que Estados Unidos actúe con rapidez para dar prioridad a la innovación del GPS, el equilibrio de poder tecnológico podría inclinarse hacia China.

    Noticias Recientes

    Relacionados

    Leave a reply

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí