El cohete Atlas 5 de United Launch Alliance que transportará el Starliner, fotografiado en la plataforma 40 de Cabo Cañaveral antes de su primer intento de lanzamiento a principios de mayo de 2024. Imagen: Michael Cain/Spaceflight Now.

Los planes para lanzar la muy retrasada nave espacial Starliner de Boeing para su primer vuelo de prueba tripulado el sábado fueron suspendidos el martes por la noche para dar a los administradores más tiempo para evaluar una pequeña fuga de helio en el sistema de propulsión de la nave. No se ha anunciado un nuevo objetivo de lanzamiento.

La tripulación del Starliner -el comandante Barry «Butch» Wilmore y la copiloto Sunita Williams- permaneció en el Centro Espacial Johnson de Houston a la espera de que se les comunicara cuándo dirigirse al Centro Espacial Kennedy para realizar los últimos preparativos para el lanzamiento a la Estación Espacial Internacional.

Esperaban partir a las 15.09 horas del sábado, suponiendo que los ejecutivos de la NASA y Boeing estuvieran de acuerdo en que sería seguro lanzar la nave espacial «tal como está» con una pequeña pero persistente fuga en el sistema de presurización de propulsión de la nave.

Pero varias fuentes dijeron el martes que esta opción ya no está sobre la mesa, ya que se han programado más reuniones para discutir las razones del lanzamiento de la nave espacial, suponiendo que la fuga no empeore durante el vuelo.

En un breve comunicado emitido a última hora de la tarde del martes, la NASA señaló que «el equipo se reunió durante dos días consecutivos, evaluando la lógica de vuelo, el rendimiento del sistema y la redundancia. El trabajo en estas áreas sigue en curso y aún se está discutiendo la próxima posible oportunidad de lanzamiento.»

La NASA no ha anunciado cuándo podría completarse el análisis ni cuándo podría realizarse otro intento de lanzamiento. Las oportunidades de lanzamiento a corto plazo más allá del sábado y el domingo, dependiendo de la capacidad del Starliner para adaptarse a la órbita de la estación, son el 28 de mayo, el 1 y 2 de junio y el 5 y 6 de junio.

Relacionado  Estrategias de la Fuerza Espacial de EE.UU. para la Conciencia del Dominio Espacial

El último retraso es un contratiempo familiar para el malogrado Starliner, que ha sufrido un flujo constante de contratiempos frustrantes desde que un primer vuelo de prueba no tripulado en 2019 descarriló debido a problemas de software y contratiempos de comunicaciones. Se lanzó un segundo vuelo de prueba no tripulado y, aunque en general fue un éxito, se descubrieron más problemas tras su regreso a la Tierra.

La primera fuga de helio se detectó durante un intento de lanzamiento el 6 de mayo. En aquella ocasión, los ingenieros habían llegado a la conclusión de que la fuga era lo suficientemente pequeña como para permitir el lanzamiento, pero la cuenta atrás se canceló después de que los ingenieros de United Launch Alliance, constructor del Atlas, observaran un comportamiento inusual en una válvula de alivio de presión de oxígeno de la etapa superior Centaur del cohete.

Los responsables decidieron devolver el cohete a las instalaciones de integración vertical de la empresa para sustituir la válvula. El trabajo se completó sin incidentes y la nueva válvula fue autorizada para el vuelo.

Los ingenieros de Boeing aprovecharon el retraso para realizar una evaluación más exhaustiva de la fuga de helio, que se localizó en un propulsor específico del sistema de control de reacción en uno de los cuatro conjuntos de «caseta de perro» montados fuera del módulo de servicio en forma de tambor del Starliner.

Cada caseta está equipada con cuatro propulsores de maniobra orbital y control de actitud (OMAC) y cuatro pequeños chorros de maniobra del sistema de control de reacción. El gas helio a presión se utiliza para impulsar propulsores a los motores cohete de cada caseta y a cuatro potentes motores de lanzamiento abortado que sólo se activarían en caso de fallo catastrófico del propulsor.

Relacionado  ¡Hace 15 años! La emocionante misión final de servicio del Hubble: STS-125

Los ingenieros apretaron los pernos alrededor de la brida donde se había detectado la fuga, presurizaron las líneas y luego realizaron pruebas para determinar si la fuga seguía presente. Mientras tanto, el lanzamiento se reprogramó para el 21 de mayo y después, cuando las pruebas revelaron que la fuga seguía presente, para el sábado para dar a los ingenieros más tiempo para evaluar los datos.

El vuelo queda ahora suspendido indefinidamente, a la espera de los resultados de los análisis en curso.