More

    La misión de muestreo de asteroides de la NASA rebautizada OSIRIS-APEX para un nuevo viaje

    La antigua nave espacial OSIRIS-REx parte para estudiar el asteroide Apofis y disfrutar de su sobrevuelo de la Tierra en 2029, algo que nunca ha ocurrido desde los albores de la historia.

    Al final de un largo viaje, puede llegar el momento de tomarse un descanso, sobre todo si se trata de un viaje de siete años y 4.000 millones de kilómetros para traer de vuelta a la Tierra una muestra del asteroide Bennu. Pero OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification and Security – Regolith Explorer), la misión de la NASA que logró esta hazaña en septiembre, ya está en camino (con un nuevo nombre) para explorar un nuevo destino.

    Cuando OSIRIS-REx abandonó Bennu en mayo de 2021 con una muestra a bordo, sus instrumentos estaban en perfecto estado y aún le quedaba una cuarta parte de su combustible. En lugar de apagar la sonda tras la entrega de la muestra, el equipo propuso enviarla en una misión extra al asteroide Apofis, prevista para abril de 2029. La NASA aceptó, y así nació OSIRIS-APEX (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, and Security – Apophis Explorer).

    Una oportunidad única para Apofis

    Tras considerar varios destinos (entre ellos Venus y varios cometas), la NASA optó por enviar la sonda a Apofis, un asteroide de tipo «S» compuesto por materiales silicatados y níquel-hierro, algo diferente de Bennu, rico en carbono y de tipo «C».

    La intriga de Apofis reside en el hecho de que se acercará excepcionalmente a nuestro planeta el 13 de abril de 2029. Aunque Apofis no chocará con la Tierra en este encuentro ni en un futuro previsible, el paso en 2029 situará al asteroide a menos de 32.000 kilómetros de la superficie, más cerca que algunos satélites y lo suficientemente cerca como para ser visible a simple vista en el hemisferio oriental.

    Relacionado  La meteorología espacial exige nuestra atención ahora más que nunca

    Los científicos calculan que los asteroides del tamaño de Apofis, con un diámetro de 367 yardas (unos 340 metros), sólo se acercan a la Tierra una vez cada 7.500 años.

    «OSIRIS-APEX estudiará Apofis inmediatamente después de su paso, lo que nos permitirá ver cómo cambia su superficie al interactuar con la gravedad de la Tierra», explicó Amy Simon, científica del proyecto de la misión en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland.

    El encuentro cercano de Apofis con la Tierra alterará la órbita del asteroide y la duración de su día de 30,6 horas. El encuentro también podría provocar terremotos y deslizamientos de tierra en la superficie del asteroide, agitando el material y revelando lo que hay debajo del asteroide.

    «Dani Mendoza DellaGiustina, investigador principal de OSIRIS-APEX en la Universidad de Arizona en Tucson, afirma: «El acercamiento es un gran experimento natural. «Sabemos que las fuerzas de marea y la acumulación de escombros son procesos fundamentales que podrían desempeñar un papel en la formación de planetas. Podrían arrojar luz sobre cómo pasamos de los escombros del sistema solar primitivo a planetas hechos y derechos.»

    Apophis representa mucho más que una oportunidad para aprender más sobre la formación de sistemas solares y planetas: Resulta que la mayoría de los asteroides potencialmente peligrosos conocidos (aquellos cuyas órbitas se acercan a menos de 4,6 millones de kilómetros de la Tierra) son también asteroides de tipo S. Lo que el equipo aprenda sobre Apofis puede contribuir a la investigación sobre la defensa planetaria, una de las principales prioridades de la NASA.

    OSIRIS-APEX: itinerario de viaje

    El 2 de abril de 2029, unas dos semanas antes del encuentro de Apofis con la Tierra, las cámaras de OSIRIS-APEX comenzarán a tomar imágenes del asteroide mientras la nave lo alcanza. Apophis también será observado de cerca por telescopios terrestres durante este periodo. Pero en las horas siguientes al encuentro, Apofis aparecerá demasiado cerca del Sol en el cielo para ser observado por telescopios ópticos terrestres. Esto significa que cualquier cambio provocado por el encuentro cercano será mejor detectado por la nave espacial.

    Relacionado  Los Emiratos Árabes Unidos construirán cierre de aire para la puerta de entrada lunar
    Esta animación describe la trayectoria orbital del asteroide 99942 Apophis, que pasará a salvo junto a la Tierra el 13 de abril de 2029. La gravedad de la Tierra desviará ligeramente la trayectoria a medida que el objeto cercano a la Tierra, de 340 metros de ancho, se acerque a menos de 32.000 kilómetros de la superficie de nuestro planeta. El movimiento se ha acelerado 2.000 veces.
    Crédito: NASA/JPL-Caltech

    OSIRIS-APEX llegará al asteroide el 13 de abril de 2029 y operará cerca de él durante unos 18 meses. Además de estudiar los cambios que sufrió Apofis tras su encuentro con la Tierra, la sonda llevará a cabo un gran número de investigaciones similares a las realizadas por OSIRIS-REx en Bennu, en particular utilizando su conjunto de instrumentos compuesto por generadores de imágenes, espectrómetros y un altímetro láser para cartografiar la superficie del asteroide y analizar su composición química.

    Como recordatorio, OSIRIS-APEX repetirá uno de los actos más impresionantes de OSIRIS-REx (con la excepción de la recogida de muestras), acercándose a menos de un metro de la superficie del asteroide y disparando sus propulsores hacia abajo. Esta maniobra removerá las rocas y el polvo de la superficie para que los científicos puedan vislumbrar el material que hay debajo.

    Aunque faltan más de cinco años para el encuentro con Apofis, la siguiente etapa de su viaje es la primera de seis pasadas cercanas al Sol. Estas aproximaciones, junto con tres asistencias gravitatorias desde la Tierra, permitirán a OSIRIS-APEX alcanzar Apofis en abril de 2029.

    Queda por ver qué descubrirá OSIRIS-APEX en Apofis, pero si la anterior encarnación de la misión sirve de algo, nos esperan algunos descubrimientos científicos sorprendentes. «Hemos aprendido mucho sobre Bennu, pero ahora tenemos aún más preguntas para nuestro próximo objetivo», declaró Simon.

    El Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA se encarga de la gestión general de la misión, la ingeniería de sistemas, la seguridad y la garantía de la misión OSIRIS-APEX. Dani Mendoza DellaGiustina, de la Universidad de Arizona en Tucson, es el investigador principal. La universidad dirige el equipo científico y planifica las observaciones científicas y el procesamiento de datos de la misión. Lockheed Martin Space, de Littleton (Colorado), construyó la nave espacial y es responsable de las operaciones de vuelo. Goddard y KinetX Aerospace son responsables de la navegación de la nave OSIRIS-APEX. Las colaboraciones internacionales en esta misión incluyen el instrumento altímetro láser de la CSA (Agencia Espacial Canadiense) y la colaboración científica con la misión Hayabusa2 de la JAXA (Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón). OSIRIS-APEX (anteriormente OSIRIS-REx) es la tercera misión del programa Nuevas Fronteras de la NASA, gestionado por el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama, para la Dirección de Misiones Científicas de la agencia en Washington.

    Foto: Nasa

    Relacionado  Descubre cómo China está transformando sus fuerzas armadas y su impacto en las operaciones espaciales

    Noticias Recientes

    Relacionados

    Leave a reply

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí