lunes, febrero 26, 2024

Informe: Las armas hipersónicas cuestionan la capacidad de seguimiento del Pentágono

Un nuevo estudio publicado el 18 de diciembre pone de relieve las posibles dificultades asociadas al ambicioso proyecto del Pentágono de desplegar una red de sensores espaciales para detectar y rastrear misiles hipersónicos.

Basándose en modelizaciones y simulaciones internas, el estudio del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales identifica áreas de mejora en la red prevista y plantea cuestiones destinadas a alimentar el debate sobre lo que hay que hacer para derrotar estas amenazas de misiles altamente maniobrables.

«No existe un diseño perfecto de arquitectura de sensores», dice el informe, «Getting on Track: Space and Airborne Sensors for Hypersonic Missile Defense»

Las armas hipersónicas vuelan a más de cinco veces la velocidad del sonido. Su velocidad y sus imprevisibles trayectorias de vuelo dificultan su detección y seguimiento.

El estudio destaca las iniciativas del Ministerio de Defensa para construir un sistema de sensores de seguimiento de misiles multicapa y advierte de que es necesario un mayor esfuerzo en la tecnología utilizada para ensamblar los datos de los sensores, la llamada fusión de sensores. Esto es esencial para establecer «rastros» precisos y evitar confusiones, ya que un misil que se mueve rápidamente puede parecerse a varios otros objetos.

Según Thomas Karako, director del proyecto de defensa antimisiles del CSIS, el Ministerio de Defensa está invirtiendo miles de millones de dólares en sensores espaciales, la espina dorsal de una arquitectura de defensa hipersónica, y tiene a mucha gente muy inteligente trabajando en este problema. El informe pretende ampliar el debate y advertir de los posibles escollos.

Desafíos técnicos

Aunque se han perfeccionado las tecnologías de detección por infrarrojos y electro-óptica, el seguimiento de misiles hipersónicos es mucho más difícil que la detección de misiles balísticos tradicionales, según el informe. «Distinguir una firma de calor hipersónica del fondo de la Tierra se ha comparado con rastrear una vela ligeramente más brillante en un mar de velas, lo que requiere pruebas exhaustivas para validarlo»

Masao Dahlgren, autor del informe, afirma que los modelos y simulaciones utilizados para el estudio subrayan la importancia de los datos de «control de tiro», lo suficientemente precisos como para guiar a un interceptor a derribar el misil que se aproxima.

Dahlgren, miembro del Proyecto de Defensa Antimisiles del CSIS, explicó que unos mejores datos de control de tiro reducen la carga de trabajo del interceptor, y que se trata de una compensación esencial que debe tenerse en cuenta.

«Si tenemos datos más precisos, podemos utilizar un interceptor que quizá no necesite maniobrar tanto y podría ser más barato», dijo. Por el contrario, si los datos son menos precisos, dependerá más del interceptor compensar los puntos débiles de los datos.

La fusión de sensores, que consiste en combinar datos procedentes de múltiples sensores para obtener una imagen más precisa y completa del entorno, es otra de las cuestiones destacadas en el informe. Dahlgren lo compara con el reto de los vehículos autónomos. Los coches utilizan diversos sensores para navegar por su entorno, y la fusión de los sensores garantiza que el coche tenga una visión de 360 grados de su entorno y pueda evitar obstáculos.

En la defensa antimisiles, «el reto surge cuando se intenta obtener datos de múltiples satélites e integrarlos en la trayectoria de un objetivo», afirmó.

El Ministerio de Defensa depende actualmente de un puñado de satélites de alerta de misiles, pero la futura arquitectura de órbita terrestre baja que está desarrollando la Agencia de Desarrollo Espacial incluirá docenas de satélites de seguimiento. «¿Cómo fusionamos estos datos para obtener una imagen operativa común? Explica Dahlgren. «Nos estamos moviendo rápidamente para poner estos satélites en órbita, pero la capacidad de fusionar los datos será un cuello de botella», añadió. «La fusión de sensores es un reto técnico difícil

Compromiso de cobertura

El estudio sugiere que podrían considerarse otros compromisos para garantizar la cobertura de la región Indo-Pacífica, donde podrían desplegarse misiles hipersónicos chinos.

La arquitectura multiorbital prevista por el Ministerio de Defensa incluye satélites en órbitas bajas, medias, geoestacionarias y muy elípticas.

  • Según el estudio, las constelaciones de órbita baja se benefician de la proliferación y las economías de escala, pero se enfrentan a problemas de persistencia y duración orbital.
  • Las constelaciones MEO ofrecen mejor cobertura y persistencia, pero requieren satélites potencialmente más caros y con mayor apertura
  • Las órbitas GEO y HEO requieren pocos satélites para cubrir selectivamente un determinado polo o longitud, pero son mucho más caras.
  • Los sensores aerotransportados pueden proporcionar una cobertura persistente y no están limitados por la mecánica orbital de las naves espaciales, pero su huella de detección es menor y requieren emplazamientos base para funcionar.

Las constelaciones LEO en órbitas muy inclinadas, por ejemplo, tienden a no proporcionar una cobertura suficiente de las zonas cercanas al ecuador, incluyendo partes críticas de la región Indo-Pacífica, dice el informe. Los recursos MEO que orbitan cerca del ecuador podrían completar la cobertura.

Entre las herramientas de modelización y simulación utilizadas para el estudio figuran el Systems Toolkit (STK) de ANSYS/AGI y los sistemas SMARTSet de Iroquois Systems/Lockheed Martin. Los analistas crearon modelos 3D originales de armas hipersónicas ficticias e importaron datos infrarrojos del terreno suministrados por la NASA. El estudio fue financiado por General Atomics, L3Harris, Leidos y Lockheed Martin.

Foto : Spacenews.com

Últimos artículos

Artículos relacionados

Leave a reply

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí