Durante las últimas semanas y meses la actividad relacionada al Falcon Heavy ha aumentado y esto significa algo, lanzamientos del Falcon Heavy, sin embargo, hay algo más que eso con la nueva información que se ha dado a conocer. Hace un par de meses se confirmaba que el lanzamiento de la misión USSF-44 de la Fuerza Espacial se retrasaría hasta el último trimestre del 2021, esta misión con una carga de aproximadamente 3,700 kg será lanzada mediante un cohete Falcon Heavy de SpaceX. Para esto la compañía ha estado trabajando en la preparación de esta misión, en concreto en los tres propulsores de la primera etapa del Falcon Heavy. Debido a que este cohete no se lanzado desde junio de 2019 y que la Fuerza Espacial requiere de cohetes nuevos para los lanzamientos más importantes, SpaceX tuvo que producir tres propulsores totalmente nuevos para este lanzamiento, a estos se les ha asignado los seriales B1064, B1065 y B1066 los dos primeros como propulsores laterales y el B1066 como propulsor central.

Este lanzamiento está actualmente programado para ser llevado a cabo entre octubre y noviembre de acuerdo con una actualización dada por el coronel Chad Melone en el Simposio Small Payload Ride Share donde se mostraban las próximas misiones de la Fuerza Espacial, entre ellas USSF-44.

SpaceX ya tiene casi listo el Falcon Heavy, durante los últimos meses fueron probados en las instalaciones de McGregor en Texas con varios encendidos estáticos para luego ser enviados a Florida. Luego de su llegada a Florida, SpaceX continúo trabajando para acondicionar estos propulsores para el vuelo. La actualización más reciente del estado actual de estos propulsores fue hace unos días antes del lanzamiento de la misión Inspiration4 donde unas imágenes compartidas por SpaceX y Netflix muestran que dentro del hangar del complejo de lanzamiento 39A ya están los tres propulsores para la misión, con la imagen publicada por SpaceX se dio una atención en particular ya que SpaceX mostraba que el lanzamiento del Falcon Heavy estaba cerca.

Nave Crew Dragon Resilience antes de su vuelo en la misión Inspiration4 y el propulsor central del Falcon Heavy

Ahora se espera que se termine de preparar el Falcon Heavy para su lanzamiento el cual, de acuerdo con el actual cronograma de lanzamientos de SpaceX, este podría ser el próximo lanzamiento desde la plataforma LC-39A.

Todo esto ha sido un breve resumen sobre el próximo lanzamiento del Falcon Heavy de SpaceX, sin embargo, unos movimientos recientes en el Centro Espacial Kennedy han dado de que hablar ya que se han visto dos propulsores laterales del Falcon Heavy ser remolcados por las instalaciones con alguna información adicional. El primer propulsor que se vio fue el B1023 el cual fue llevado desde uno de los Hangares de SpaceX al Centro de Visitantes del Centro Espacial Kennedy el 14 de agosto. Este propulsor tiene un historial de vuelo de dos misiones, la primera fue en mayo de 2016 donde lanzo el satélite Thaicom 8 en una configuración de Falcon 9 mientras que la segunda misión fue en febrero de 2018 donde se reacondiciono como propulsor lateral para ser usado en el vuelo de prueba del Falcon Heavy donde se lanzó el coche Tesla Roadster de Elon Musk.

Propulsor B1023 visto en el Centro Espacial Kenndy

Este propulsor ahora sería instalado en un nuevo edificio dentro del Centro de Visitantes del Centro Espacial Kennedy, este edificio de dos pisos llamado “Gateway” formará parte de una nueva instalación donde los turistas podrán ver una variedad de vehículos espaciales que han servido a los Estados Unidos, entre ellos un cohete Falcon 9.

Otro de los movimientos que confirman que este propulsor tendría como destino el edificio Gateway fue que la cuenta de Twitter del Centro de Visitantes del Centro Espacial Kennedy público un avance de este edificio y que de una forma indirecta dijo que el propulsor seria llevado al nuevo edificio.

El segundo propulsor detectado el 17 de septiembre se trataría del B1052 o B1053, cualquiera de los dos ha servido como propulsores laterales del Falcon Heavy en las misiones Arabsat-6A y STP-2, luego de la detección de este propulsor la gente empezó a investigar que numero de serie podría ser y para donde era llevado. Algunos de los comentarios del público sobre el destino de este propulsor seria que también iría al edificio Gateway o que sería usado para la misión del Falcon Heavy de octubre, cosa que no pasaría por los requerimientos de la Fuerza Espacial para el uso de cohetes por parte de SpaceX.

Segundo propulsor lateral visto en el Centro Espacial Kennedy

Una fuente consultada por Conexión Espacial indico que ninguno de estos comentarios era válido y que el destino para estos propulsores sería un reacondicionamiento para ser usado como Falcon 9 en los próximos meses para misiones Starlink o misiones comerciales donde el cliente solicite un vehículo con pocos lanzamientos. Este paso de SpaceX no solo es bueno porque les da una segunda vida a estos vehículos, sino que al aumentar su flota de cohetes aumentara la cantidad de lanzamientos, con esto también surgieron algunos comentarios sobre porque no se había hecho esto antes, sobre todo en los meses de marzo y mayo donde SpaceX se enfocó principalmente en las misiones Starlink, aunque no se sabe porque SpaceX tardo en esto, algunas de las razones seria que SpaceX estaba ocupado en la revisión de sus propulsores activos ya que durante esos tres meses SpaceX lanzo 11 misiones lo cual le llevo a lanzar toda su flota activa de cohetes, además que la compañía ahora tiene el hangar X el cual no solo será usado como sitio de almacenamiento de propulsores sino que esta adecuado para el reacondicionamiento de los mismos en el caso del B1052 y B1053.

Ahora que los Falcon 9 B1049 y B1051 llegaron a 10 misiones cada uno serán revisados técnicamente para que su vida útil siga creciendo, como ha mencionado Elon Musk en varias ocasiones, luego de los 10 vuelos los vehículos tienen una revisión completa en la cual pueden cambiar hardware del vehículo para luego seguir con los lanzamientos que de acuerdo con Elon la meta luego de los 10 vuelos es entre 20 y 30 vuelos para cada vehículo. Con esto SpaceX sabe que el riesgo de que alguno de estos vehículos falle aumenta en cada lanzamiento sobre todo el B1049 que es el vehículo más antiguo de la flota y que ha llegado a dar algunos problemas antes de alguna misión. Es por esto y por los motivos mencionados anteriormente que SpaceX está reacondicionado los vehículos B1052 y B1053, para que, si falla alguno de los vehículos actuales, la cadencia de lanzamiento no se reduzca, sino que se mantenga o aumente.

Por Conexión Espacial

Conexión Espacial es un medio de noticias digitales relacionadas al Espacio, Empresas Aeroespaciales, Programas Espacial y más. Todos sus contenidos son Español y están dedicados principalmente a toda la gente de habla de Hispana.

Deja una respuesta

X