CONEXIÓN ESPACIAL

El Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja de la NASA (SOFIA, por sus siglas en inglés) ha confirmado, por primera vez, la presencia de agua en la parte de la superficie de la Luna iluminada por el sol. Esto indica que el agua puede estar distribuida por la superficie lunar y que no se limita a lugares fríos y sombreados como se creía anteriormente. El telescopio SOFIA ha detectado moléculas de agua (H2O) en el cráter Clavius, uno de los cráteres más grandes y que se pueden ver desde la Tierra, ubicado en el hemisferio sur de la Luna.

“Teníamos indicios de que H2O, la forma familiar del agua que conocemos, podría estar presente en el lado de la Luna iluminado por el Sol. Ahora sabemos que está ahí. Este descubrimiento desafía nuestra comprensión de la superficie lunar y plantea preguntas intrigantes sobre recursos relevantes para la exploración del espacio profundo «.

Dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la Dirección de Misiones Científicas en la Sede de la NASA en Washington.

Como comparación, el desierto del Sahara tiene 100 veces la cantidad de agua que SOFIA detectó en el suelo lunar. Pese a que se trata de una cantidad pequeña, el descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre cómo se crea y persiste el agua en la dura superficie lunar sin aire. Algunas de las posibles causas de que haya agua en la superficie de la luna puede ser por que fue depositada por pequeños impactos de meteoritos o creada por la interacción de partículas energéticas expulsadas por el sol.

Este reciente descubrimiento nos ayuda a comprender más sobre el agua que esta allí en la Luna y que puede respaldar la exploración a largo plazo en el Programa Artemisa de la NASA.

«Sin la protección de una densa atmósfera, el agua en la zona de la superficie lunar iluminada por el Sol debería perderse en el espacio. Sin embargo, de alguna manera lo estamos viendo. Algo está generando el agua y algo debe estar atrapándolo allí»

Dijo Honniball, quien ahora es becaria postdoctoral en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

«Fue la primera vez que SOFIA miraba la Luna y ni siquiera estábamos completamente seguros de si obtendríamos datos fiables, pero las preguntas sobre el agua de la Luna nos hicieron intentarlo. Es increíble que este descubrimiento surgiera de lo que esencialmente era una prueba. Ahora que sabemos que podemos hacerlo, estamos planeando más vuelos para realizar más observaciones»

Dijo Naseem Rangwala, científico del proyecto SOFIA en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en Silicon Valley de California.

Por Conexión Espacial

Conexión Espacial es un medio de noticias digitales relacionadas al Espacio, Empresas Aeroespaciales, Programas Espacial y más. Todos sus contenidos son Español y están dedicados principalmente a toda la gente de habla de Hispana.

Deja una respuesta

X